El virus del ébola

Esta enfermedad es muy interesante no sólo por sus manifestaciones sino por el causante de la misma, los virus. Algo muy interesante es que ni siquiera son seres vivos. Al contrario de las bacterias, que claramente lo son, éstos se debaten entre los vivos y los muertos, lo cual ya es una condición de materia mórbida. Por definición, un ser vivo es capaz de nutrirse, relacionarse con el medio en el que vive y, además, multiplicarse. Como una planta, por ejemplo, que hace todo lo anterior, al contrario de una roca que, es capaz de relacionarse de forma inanimada con el medio que la rodea, pero no puede nutrirse ni reproducirse. Es decir, no es un ser vivo. Los virus no se nutren, no se relacionan y cuando se reproducen, que en realidad hacen copias de ellos mismos, necesitan obligatoriamente de una célula viva. Este es el motivo por el que no aparecen en ningún reino en los que se engloban los seres vivos. Veamos ahora la estructura de un virus, para esto necesitamos un voluntario y los primeros en levantar la cola, fueron los bacteriófagos T. Éstos infectan exclusivamente a las bacterias, observemos sus partes en la siguiente figura: Cabeza o cápsida: aquí hay una capa de proteínas que envuelven el núcleo centra de ácido nucleico, lo que usa el virus para su replicación. La cola o cuerpo: asociada a la cápsida Collar: tiene una estructura denominada vástago, la cual consiste en una vaina retráctil que rodea el núcleo y es usada a modo de inyección de su material genético a la bacteria infectada. Placa basal: donde se integran seis fibras delgadas que sirven para que l virus se sujete a la célula anfitrión durante la invasión.

VIRUS

En 1995 Dustin Hoffman y Morgan Freeman protagonizaron Outbreak, película que conocimos como Epidemia, la cual trata de una infección ocasionada por un virus en África que se transmite de animales a humanos, con una elevadísima tasa de mortalidad. Aunque en la película se menciona al culpable como virus Motaba, ya que uno de los primeros cuadros de infección ocurre en una población cerca del río Motaba, en realidad la película hace referencia el ébola. Éste virus puede provocar brotes de fiebre hemorrágica viral grave en seres humanos, con tasa de mortalidad de hasta el 90%. Fue detectado por primera vez en 1976 en dos brotes epidémicos simultáneos en Sudán y la República Democrática del Congo. La aldea en que se produjo el segundo de ellos, está situada cerca del río Ébola, lo que le da nombre al virus. Este pequeño mal llegó a los humanos por entrar en contacto con la sangre, secreciones, órganos u otros líquidos corporales de animales infectados. En África, por ejemplo, se han comprobado casos de infección asociados a la manipulación de primates, murciélagos de la fruta, antílopes de los bosques y puerco espines infectados, encontrados muertos o enfermos en la selva. Luego el virus se propagó en la comunidad de persona a persona a través de los fluidos corporales. Y ¿qué pasa cuando te infectas? Las manifestaciones incluyen alta fiebre, debilidad intensa, dolor muscular, de cabeza y garganta, además de vómitos, diarrea, ronchas en la piel, insuficiencia renal y hepática, para que luego empiecen las hemorragias internas y externas. O sea, te va mal. Sus síntomas podrían confundirnos y enfermedades como la fiebre tifoidea, el paludismo, el cólera, la meningitis y otras, pasarían como posibles culpables. Por esto es necesario demostrar el ADN del virus en la sangre, con una prueba de PCR o reacción en cadena de polimerasa. El periodo de incubación es variable, podrían ser de entre dos o veintiún días. Una vez que los virus entraron al torrente sanguíneo, se introducen directamente sobre las células de defensa que conocemos como macrófagos. Generan secreciones con sustancias como las citocinas o el factor de necrosis tumoral, lo que provoca que se consuman unas proteínas en la sangre que se encargan de la coagulación. Es momento de hemorragias que no pueden detenerse -blood, blood, blood- en un proceso que conocemos como formulación intravascular diseminada. Acérquese a su navegador de confianza, tecleé “virus del ébola” y prepare su mente para imágenes devastadoras. Desafortunadamente no existe un tratamiento específico, no se ha demostrado actividad antiviral de ningún medicamento, solamente medidas de soporte a pacientes como transfusiones de plasma y algunas otras cosas. Actualmente, en esfuerzo multinacional, se busca una vacuna.

 

Fuente: Dr. Beltrán / Morbido

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s