Selfies

Selfie, por lo tanto existo

NO ES UN AUTORRETRATO convencional: el selfie, una confirmación del momento presente vivido por la persona, ha llegado para quedarse y transformar la práctica de la formación y transmisión de imágenes, no es necesario esperar a que los medios de comunicación nos descubran para hacernos famosos. En la actualidad eso está literalmente al alcance de nuestra mano:  “hacerse una foto uno mismo” nos puede cumplir el sueño de lograr los 15 minutos de fama mundial.

Con algo tan simple como tomarse una fotografía con los amigos o fotografiarse el trasero, es posible conseguir en las redes sociales millones de seguidores, views o likes,  como Jen Setter, quien tiene más de un millón de seguidores en Instagram y quien dice no darle importancia a los comentarios que se hacen sobre ella; “ellos no quieren ver mi cara”, como reportó el New York Post  el 2 de enero pasado. El selfie es el fenómeno más dinámico en toda la historia de la fotografía. En unos cuantos años ha generado por sí mismo varios subgéneros y ha sido noticia mundial.

Pareciera que la necesidad de fama motiva esta práctica, pero los selñes van más allá de la vanidad o el ego por hacerse popular en las redes sociales. Lograr esa “fama” le ha causado problemas de todo tipo a miles y la muerte a una adolecente de 17 años que intentaba tomarse un selfie extremo, como ocurrió en un puente de San Petersburgo en abril pasado. (Este tipo de selfie es toda una moda en Rusia. Kirill Oreshkin es uno de los principales representantes de este estilo). Selfie fue la palabra del año en 2013, según el diccionario de Oxford, por su uso frecuente en el idioma inglés y la define como “una fotografía que vmo toma de sí mismo, normalmente con un smartphone  o webcam,  y que se cuelga en una web de medios de comunicación social”.

Lo primero que se piensa es que, si un selfie es una foto que se toma uno mismo, es un autorretrato. Sin ahondar demasiado, podemos decir que sus intenciones y sentido son diferentes. El autorretrato nació cuando se inventó la fotografía, pero su concepto es anterior porque hereda el sentido artístico y plástico de la pintura, con toda la amplitud que se ha desarrollado en las artes -como ejemplo está la obra de Cindy Sherman, quien lleva más de 35 años explorando el género-. Ese discurso y lenguaje no son los de un selfie. ,E1 autorretrato fotográfico busca crear una imagen de autor que pueda decir algo de sí mismo. Es una observación y reflexión sobre sí que trata de ir más allá de la propia imagen: busca penetrar en la psicología, la cosmogonía, la sociología o la antropología de un individuo o una sociedad. Hasta el momento, no hemos observado selfies con mayor profundidad simbólica que la inmediatez. Hace unos días dos turistas en Barcelona se tomaron un selfie mientras un grupo de manifestantes prendía fuego a un contenedor de basura durante la marcha del primero de mayo; el acontecimiento obviamente sólo es parte del fondo.

El autorretrato en la web surge al ser necesario para crear un perfil en las redes sociales, pero eso no es un selfie. La intención del selfie es autentificar que se está haciendo algo importante en tiempo real: “mira lo que hago en este momento, aquí estoy, existo”. Es la certeza de que quien lo toma está vivo, es alguien que se la pasa bien y digno de admiración. Su vida es especia. El selfie es uno de los vehículos de socialización más activos de la actualidad. Independientemente de la realidad real,  la realidad virtud  es más importante porque hace al usuario un ser más social y sociable de lo que la realidad física le permitiría. Y le da más certeza a la realidad virtual porque casi siempre es generosa: si hay foto entonces está sucediendo y si alguien la retuitea se vuelve importante.

La mayoría de los selfies son como montañas de basura visual idéntica y aburrida; sólo pocos son significativos. El selfie no le aporta nada a la fotografía desde el punto de vista técnico ni expresivo, pero el uso cotidiano del autorretrato sin pretensiones artísticas o conceptuales está provocando miles de posibilidades del género como no se había visto nunca. Fotos con montajes y acrobacias que la gente se toma en un baño o en su recámara; fotos que deforman el rostro por el uso de cinta adhesiva (Cellotape Selfíes) o  las que “confirman” la culminación de una relación sexual (Aftersex) son algunos de los ejemplos más interesantes y creativos. Hacer una imagen fotográfica hace indispensable verificar el resultado de inmediato. Ese mismo acto se puede multiplicar n veces por hipotéticos consumidores virtuales que en ocasiones pueden ser totalmente indiferentes o extremadamente voraces.

El selfie es una acción que conlleva otras acciones fundamentales para que tenga sentido la imagen que se produce: una vez realizada la foto con el smartphone,  el segundo paso es ponerla en la web con un buen texto y lo demás depende de que a las personas les guste y la compartan: likes, shares  o retuits. El éxito depende de qué tan contagioso o virulento sea su consumo en el menor tiempo posible. Para lograr esto se requiere producir una imagen de interés “social”, insertarla en la web para convencer al mayor número de consumidores de tal forma que se conviertan, ellos mismos, en transmisores. A mayor número de consumidores-transmisores mayor retribución: más fama y placer. Si se logra cuando menos una retroalimentación, la fotografía amplió su cometido; pero si esto no sucede, puede provocar depresión.

Por ahora, los selfies no están hechos para la contemplación (el museo, la galería, el libro o la sala de vina casa) sino para un consumo inmediato, aspecto que encierra la cualidad más importante de su naturaleza: sentir el placer que da que el selfie sea compartido. El mayor éxito lo ha logrado la publicidad: en unas horas el selfie de Ellen DeGeneres rompió el récord de retuits durante la entrega de los premios Oscar. El grupo Publicis, que estuvo detrás de la imagen, asegura que la foto fue vista por 43 millones de personas. Y para ellos ese selfie “representa un valor de entre 800 y mil millones de dólares”. La empresa organizó también el selfie del presidente Barack Obama con el jugador de béisbol David Big Papi Ortíz: “es algo que hicimos para Samsung. Somos nosotros. Esos selfies tan famosos fueron hechos por nuestros equipos”, confesó Maurice Levy, consejero de Publicis, para la agencia EFE.

Este fenómeno ilustra lo que está pasando con los selfies. DeGeneres puso el selfie en su cuenta de Twitter y la gente vio el resultado “en tiempo real”. Es como si Ellen les hubiera prestado su teléfono para ver la foto. Esa es la clave del éxito del fenómeno: sentir que quien la mira comparte la experiencia. En este selfie se eliminó la interpretación del fotógrafo profesional o del intruso. Si la foto que tomó Bradley Cooper (fue él quien hizo el click) la hubiera tomado el mejor fotógrafo seguramente la habríamos visto ese mismo día en un portal de internet o al día siguiente en los periódicos y las revistas con una calidad impecable. Pero no habría tenido el mismo impacto.

Los selfies de los famosos son muy visitados porque ellos mismos se pueden tomar fotos ahí donde el fotógrafo profesional no tiene acceso. En este sentido compiten con las fotos de paparazzi: ahora pueden fotografiarse desde su intimidad (el caso del “masaje con saiote” del cantante Christian Castro) y promover o vender su imagen a las revistas. Por otro lado, las fotografías publicadas en cualquier medio pueden incriminar o cuando menos balconear. Lo que resulta divertido en un momento para una persona o un grupo determinado, en otro contexto puede ser reprobable. Una foto tomada de manera fortuita en un lugar turístico o una fiesta, en un momento de diversión para presumir y provocar envidia, se puede convertir en un dolor de cabeza porque es posible reutilizarla, reinterpretarla y dotarla de sentido político, social, moral, sexual o judicial Por las fotos que subió a su perfil de Instagram y en las que presumía de lujos, mujeres y armas de grueso calibre, José Rodrigo Aréchiga Gamboa, conocido por el alias de El Chino Ántrax, fue investigado y detenido en Holanda acusado de tráfico de drogas y asesinato.

Las fotos en la web siempre tienen la capacidad de salirse de nuestro control. Una de las características de la fotografía es su polisemia. Uno se puede hacer famoso de la noche a la mañana y nadie puede asegurar que esa fama será positiva, aunque se cuide mucho la imagen en el momento de la toma fotográfica -esto es, salir bien porque es la imagen que quiero proyectar al mundo-. Antes del smartphone  las tonterías o las borracheras se convertían en una anécdota que se desgastaban con el tiempo. Pero ahora, al publicarse las fotos en las redes sociales, esas situaciones se quedan para la historia y son verificables.

En ese sentido, otra foto paradigmática es el selfie no nato de Obama, David Cameron y Melle Thoming-Schmidt. La imagen que sí circuló en Twitter fue la de Roberto Schmidt, de la agencia AFP, en la que toma infraganti a los políticos en el divertimento del selfie mientras Michelle Obama muestra una cara dura, en un acto que debería ser por demás solemne: el funeral de Nelson Mándela. “Los líderes también somos personas que se divierten. El ambiente acabó siendo optimista y nos hicimos la foto en el estadio de Soweto”, dijo Helle Thoming-Schmidt a la prensa unos días después. El colmo es que el propio Roberto Schmidt escribió en el blog de la agencia que “las imágenes pueden mentir” o que su foto “es pura coincidencia”. La fotografía es la confirmación de que lo que vemos en la imagen sucedió frente a la cámara. En ese sentido, es una confirmación del pasado. Por su parte, el selfie nos dice o nos habla “de lo que está pasando”, es decir, de una confirmación del presente.

Texto: FEDERICO GAMA / Confabulario (El Universal)

7 CONSEJOS PARA TOMAR UNA BUENA SELFIE

Si quieres ser parte de la tendencia, estos son algunos tips para tomar la mejor selfie posible:

DISTANCIA Y ÁNGULO

Las cámaras de smartphones no son las mejores, pero tienen una gran ventaja: la comodidad. Las personas siempre llevan sus teléfonos a todas partes. Para obtener la mejor fotografía con un smartphone, utiliza la cámara trasera, que tiene mayor resolución. Si utilizas las cámara de enfrente, que es útil para obtener el encuadre exacto, asegúrate de no mirarte en la pantalla, sino ver al lente cuando tomas la fotografía.

Si sostienes la cámara demasiado cerca de tu cabeza podrías experimentar alguna distorsión del lente y provocar que tu rostro y tus facciones se vean más anchas de lo que realmente son. Sostén la cámara lejos de tu rostro para lograr una apariencia más favorecedora, pero sé consciente de ese brazo estirado: si cambias tu postura para extenderlo demasiado, puede hacerte tomar un mal ángulo o que hagas un gesto de esfuerzo.

La distancia también es necesaria si tienes que usar el flash. Demasiado cerca puede arruinar tus facciones, dar un tono amarillo enfermizo o cegarte temporalmente. Asegúrate de que estés iluminado en la parte de enfrente o en el costado. Si estás parado enfrente de una fuente de luz brillante, tu rostro podría estar completamente oscuro y el fondo propiamente expuesto. Si te enfocas en tu rostro, el fondo puede terminar como una mancha blanca brillante.

REVISA EL FONDO

Eres la estrella de tu selfie, pero eso no significa que puedes ignorar lo que está detrás de ti. Voltea y revisa el fondo. Sé consciente de las intersecciones potencialmente extrañas, como un haz de luz o un árbol que pareciera salir de tu cabeza. Busca los potenciales saboteadores de fotografías, o considera si una escena sería un mal contraste para tu rostro sonriente y alegre, como una procesión fúnebre o un accidente. Si realmente quieres que tu rostro y nada más que tu rostro sea el enfoque de la fotografía, elige un fondo neutral y vacío, como una pared, o llena el encuadre con tu cara.

A menudo con las selfies, el ambiente es la razón para la fotografía. Quizá viajas y quieres documentarte frente al Taj Mahal o el puente Golden Gate. Deja espacio en el encuadre para capturar el paisaje. Sigue siento una selfie si utilizas un tripié y un temporizador para tomar la fotografía, lo que te permitiría mezclarte más con el escenario.

INCLUYE A ESTRELLAS INVITADAS

Si te encuentras sentado junto a alguien famoso como, digamos, el presidente de Estados Unidos, pregúntale si está dispuesto a tomar una selfie grupal que puedas mostrarle a tus amigos en Dinamarca. Cuando tomes fotografías grupales, especialmente con extraños que te complacen, siempre utiliza la cámara de enfrente. Aunque la cámara trasera en los smartphones es de mayor calidad, es más difícil componer correctamente una imagen sin ver la vista previa en la pantalla. No quieres cortar accidentalmente a alguien o tener que volver a pedir permiso (ahora incómodamente) para tomar la fotografía.

Si es necesario, es aceptable pedirle al presidente que te ayude a estabilizar tu cámara.

Las selfies surgieron como una forma aceptable de documentar acontecimientos mundiales importantes, especialmente los que involucran multitudes. En Tailandia, los manifestantes en los mítines recientes en contra del gobierno, publicaron varias selfies geniales que mostraban un ángulo más íntimo de una noticia más grande.

ARREGLA TU ROSTRO

“Nariz de cerdo, frente gigante y hombros fornidos son errores prevenibles en las selfies”, dice la modelo y artista Gina Teichert, quien trabaja en una serie de pinturas basadas en sus selfies. Recomienda asegurarte de que tu cabeza esté los suficientemente inclinada para que no obtengas una selfie del interior de tu nariz, y que no gires la cabeza más de 30 grados en cualquier dirección, lo que puede causar que una parte de tu cuerpo se vea desproporcionadamente grande.

Enfocarse demasiado en verse atractivo puede interponerse. Algunas personas deciden que se ven mejor al hacer un rostro en particular y se apegan a este religiosamente. (Esto llevó al temido fenómeno de la duckface). No tengas miedo de dejar a un lado tu vanidad y mezclar tus expresiones para mostrar emociones, ángulos y cortes diferentes.

PRUEBA UN ESTILO

Algunos de los fotógrafos de selfies más interesantes escogieron un estilo o aspecto específico para sus autorretratos. La usuaria española de Instagram [isabelitavirtual] publica fotografías impresionantes y artísticas de ella misma mientras evita que su rostro se vea. Palomaparrot escoge fondos amplios blancos para sus selfies minimalistas. Ya dijimos que mezclar tus expresiones es bueno, pero a veces tener el mismo aspecto en cada fotografía también puede ser bastante fantástico. Solo pregúntale a Benny Winfield Jr., quien se describe como el “líder del movimiento selfie”. Winfield tiene cientos de fotografías de él mismo con la misma sonrisa en cada fotografía. Es entretenido y genial.

El tema no tiene que ser visual. El patinador profesional Steve Berra se tomó una selfie cada día durante 366 días. El estilo y ambiente difiere día con día; el producto final es una forma única de documentar un año en su vida.

SIGUE LAS TENDENCIAS

A veces una tendencia específica de selfies arrasará en redes sociales. Busca hashtags interesantes y únete a la diversión. Por ejemplo, los jueves se convirtieron en “throwback Thursdays” (jueves de retroceso) o #tbt, y las personas publican fotografías de ellos mismos de años atrás. Muchas de esas son selfies, milagrosamente tomadas antes de que la palabra selfie significara algo. Después de que el sitio web Jezebel publicó una queja según la cual los selfies son un grito para obtener ayuda, los tuiteros afirmaron que podían ser una forma de empoderamiento para promover diferentes estándares de belleza y comenzaron a publicar selfies con el hashtag #feministselfie (selfie feminista). El hashtag #fromwhereistand (desde donde estoy) es para las personas que toman fotografías de sus pies y el paisaje que hay alrededor, como pilas de hojas de otoño, playas arenosas u otros lugares interesantes.

SÉ INTELIGENTE SOBRE EL MOMENTO

Ha habido algunas tendencias extrañas y controversiales de selfies en el último año, incluidos jóvenes detrás del volante que se toman fotografías mientras conducen, o personas que se toman fotografías en funerales. Un estudiante de preparatoria se tomó una fotografía de él mismo enfrente de su maestra embarazada, quien parecía estar en trabajo de parto. La fotografía rápidamente se volvió viral. Algunos niños ricos en Instagram publican fotografías de ellos mismos dedicándose a actividades de ocio, como bañándose en champaña y saltando desde la cubierta de un yate. Etiquetan a las imágenes con el hashtag #wealth (riqueza).

Tómate un momento para considerar qué pasa a tu alrededor y si tomarte una selfie es de buen gusto. También, recuerda que todo el mundo podrá verla en línea… para siempre.

 Fuente: Heather Kelly / CNN

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s