MI PROMESA SCOUT

Sucedio hace 20 años ya, 20 largos y maravillosos años…

Fue un Domingo de Marzo, lo recuerdo bien, una excursión de tropa como las que frecuentemente hacíamos por aquellos años, llevaba ya un poco más de 6 meses que me había descidido a formar parte del escultismo y del grupo 320. Ese día salimos muy temprano y yo me encontraba algo nervioso en el local, me sabia de memoria, la ley scout, la promesa y todo lo que se necesitaba en teoría para poder hacerme acredor a mi promesa y cada oportunidad de salir fuera del parque era un aviso de que en cualquier momento podría suceder, así que repasaba una y otra vez todos y cada uno de los protocolos, había asistido con regularidad a las juntas sabatinas y ya había tenido la experiencia de mi primer campamento 2 meses atrás. En aquel entonces viajabamos en autos particulares, Alan y Mor, jefe y subjefe de tropa respectivamente eran los encargados de proporcionarlos y 2 o 3 más de algunos papás de los compañeros de sección. Salimos con rumbo desconocido, ya que esa vez conoceríamos el lugar en donde se entregaban “Las correas de Manigua”, un lugar místico del que solamente conocian su ubicación todos aquellos que las recibirian o la recibierón antes. Pasamos gran parte de la mañana y tarde haciendo actividades, hicimos una pista de campo, ayudados de cuanta cosa natural nos encontrábamos en el camino y disfrute mucho el aire fresco y los árboles, como siempre que tenia la oportunidad de hacerlo (me encanta). Después cayo un poco la tarde y entre ceremonias donde varios compañeros recibieron adelantos, mis nervios se hacían más, no se si porque veía que pasaba el tiempo, no me tocaba nada y solo se me iba en aplaudir y ser parte de las hojas de Té y los festejos en honor a los premiados. Más tarde y con un poco de desilución veía como avanzabamos de regreso hacía donde habiamos dejado los autos, cuando de repente y de una manera algo improvisada se nos pidío que nos vendaramos los ojos “todos”, y por medio de una actividad de equipo, avanzamos y llegamos hasta ese misterioso lugar del que pensé me iría sin conocer, caminamos bastante y me caí unas dos o tres veces durante el trayecto, hasta que por fin llegamos y poco a poco nos fuerón acomodando nuestros scouters, acto seguido y sin quitarnos la venda se nos dio una platica sobre los valores y como los aplicabamos en nuestra vida diaria, recuerdo que me esa platica me conmovio tanto que estuve a punto de las lagrimas, pero aguante como buen “primer scout” de mi patrulla (Tritones). Para cuando se nos pidío quitarnos las vendas, me di cuenta de que estabamos formados en herradura (la formación para ceremonias y entregas especiales), mi corazón comenzo a latir muy rapido y presentia que podia ser el momento, mientras Alan daba una refelxión sobre la platica que tuvimos previamente para dar cierre a la actividad, note que en varias ocasiones me ponia como ejemplo para su tema y eso hizo que me pusiera más nervioso aún, UF!. El momento llego, hubo palabras previas de reconocimiento hacía mi persona por los logros obtenidos dentro y fuera del movimiento, cosa que me dio un gran orgullos y satisfacción ademas de un gran nudo en la garganta y una dificultad para evitar que esta vez si salieran una cuantas lagrimillas de mis ojos por la emoción. Es indescriptible lo que se siente en ese momento, es algo maravilloso y muy especial, ha sido uno de las grandes momentos de mi vida, no solo porque hice una promesa a mis compañeros, a mi patrulla, a mi sección, a mi grupo y al escultismo en general, sino porque hice una promesa conmigo mismo, una promesa que no pienso romper nunca y que guardare con honor hasta mi ultimo día. Me recomendarón padrinos de “motas” – que no son otra cosa mas que unos cuadritos tejidos con el color de la sección que van en la parte superior de las calcetas, para los que no esten familiarizados con el tema – esa vez fuerón Armando Hernandez ,Fernando (Bubú) y Alan Sotelo los elegidos, Mor se encargo de darme una breve descripción de lo que significaba el escudo de grupo, y la la flor de liz (simbolo del escutismo), y por ultimo el gran momento, la pañoleta con esos tres colores tan llamativos y tan bien convinados, ROJO; NARANJA y AMARLLO distintivos de mi  grupo 320. Con un fuerte apretón de mano izquierda por parte de mi jefe de sección y con la flor de Liz enmedio de nuestras manos, comence a decir la promesa con una voz temblorosa y llena de orgullo, conciente de que a partir de ese momento todo cambiara en mi vida y comenzaria con un reto mayor. Es una alegría muy grande la que siento hasta el día hoy, ese momento lo llevo guardado en lo más profundo del corazón donde solo caben las cosas que te mueven y te ayudan en los momentos dificiles, todos y cada uno de los compañeros que estuvierón presentes fuerón testigos de ese acotencimiento.

Llego el momento de partir y todo el camino de regreso no paraba de mirar una y otra vez ese pequeño “trapo amarrado al cuello” -como solía decir mi abuelo- como si hubiera recibido una medalla olimpica o algo así, era el objeto del deseo convertido en realidad. En el local  me toco dar la oración para el cierre de la actividad y los abrazos y las felicitaciones por parte de mis compañeros y parte de mi familia que llego para recibirme me hicieron sentir mas feliz, que hasta la mojada clasica en la fuente del David no me hizo nis cosquillas.

Ese día, no solo fue uno de los más especiales y grandiosos de mi vida. ese día fue el que descubrí que camino debía seguir dentro del movimiento scout y también aprendí que las promesas no solo son requisitos que se dicen, son compromisos personales que se llevan por siempre, en el corazón. que nos hacen mejores personas y que se cumplen!

Anuncios

4 Respuestas a “MI PROMESA SCOUT

  1. Hola, soy el que te escribió hace poco!! Y estoy muy orgulloso de decirte que ya obtuve mi promesa!!!! Al fiin … Y fue un momento demasiado especial !! Fue en la noche con una fogata!!! Llore bastante… ¡SLPS! Siempre listo! Saludo de mano izquierda!!

    • Enhorabuena!!!
      Un momento que estoy seguro conservaras siempre en la mente y en el corazón.
      Recibe un saludo de mano izquierda y como decimos en la manada de Lobatos… “Tu yo somos de la misma sangre”. Un abrazo

  2. Hola.. Yo también soy Scout y muy orgulloso de ser lo …:) llevo 6 meses en el movimiento Scouts y estoy en espera de mi gran momento Mi Promesa!😍 Ya pronto llegara pero estoy muy ancioso a que llegue!!!!!!

    • Estoy seguro que ese momento llegara pronto y creeme sera muy especial, conservalo como algo especial, todo el éxito del mundo y un buen camino dentro del escultismo, un saludo de mano de izquierda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s